sábado, 10 de noviembre de 2007

Yo me he asomado a las profundas simas

Gustavo Adolfo Becquer,
Yo me he asomado a las profundas simasde la tierra y del cielo,y les he visto el fin o con los ojoso con el pensamiento.
Mas, ¡ay!, de un corazón llegué al abismoy me incliné un momento,y mi alma y mis ojos se turbaron.¡Tan hondo era y tan negro!
En la clave del arco ruinosocuyas piedras el tiempo enrojeció,obra de un cincel rudo campeabael gótico blasón.
Penacho de su yelmo de granito,la yedra que colgaba en derredordaba sombra al escudo en que una manotenía un corazón.
A contemplarle en la desierta plazanos paramos los dos.Y, ése, me dijo, es el cabal emblemade mi constante amor.
¡Ay!, y es verdad lo que me dijo entonces:Verdad que el corazónlo llevará en la mano..., en cualquier parte....pero en el pecho no.
¡Los suspiros son aire y van al aire!¡Las lágrimas son agua y van al mar!Dime, mujer: cuando el amor se olvida,¿sabes tú a dónde va?

1 comentario:

"N@TY" dijo...

El yo lirico de este poema de este poema es muy romantico, en su elaboracion usa muchas metafora, su amor esta muy lejos y aria todo para alcansarla.
al final del poema no sabe si la encontrara y preguta¿donde esta el amor?